Ghost in the Shell: Pura concha, nada de fantasma ★☆☆☆☆

el

Cuando ya se empieza a sentir la fatiga de las adaptaciones cinematográficas de los populares comics de Marvel y D.C. Comics, los productores hollywoodenses empiezan a escarbar entre esas propiedades intelectuales de “repuesto” que tienen, para ver que nuevas sagas o franquicias pueden representarles otro éxito.  En este caso los “recursivos” productores son Dreamworks (Spielberg) y Avi Arad, un cuestionado productor que ha estado detrás de los éxitos y fracasos de las películas de Spiderman y de la primera cinta de Iron Man, y que en 2008 adquirieron los derechos para la pantalla grande de Ghost In The Shell, un popular manga de 1989 escrito por Masamune Shirow, que tuvo una exitosa adaptación animada dirigida por Mamoru Oshii en 1995, además de varios videojuegos, serie de televisión y otras 2 películas.

Y cuando me refiero al éxito de la película de 1995, quiero aclarar que no solo fue por su suceso comercial y crítico, sino porque para muchos significó el ariete que abrió las puertas de Occidente para el manga y el ánime japonés. Así mismo, la saga de Shirow es una indispensable obra de culto del género cyberpunk, pues desarrolla interesantes cuestiones sobre singularidad, memoria, tecnología e identidad. Tristemente, las ganas de monetizar algo que estaba muy bien quietico, resultó en una decepcionante adaptación live-action 2017, que fue dirigida Rupert Sanders y protagonizada por Scarlett Johansson en el rol titular.

“En un futuro cercano, La Vigilante del Futuro (Scarlett Johansson) es la primera de su especie: una mujer que fue salvada de un terrible accidente y es ciber-creada para ser un soldado perfecto, dedicada a detener a los criminales más peligrosos del mundo. Cuando el terrorismo alcanza un nuevo nivel que incluye la habilidad de hackear la mente de las personas y controlarlas, esta mujer estará lista para detenerlos. Mientras se prepara para enfrentar a un nuevo enemigo, La Vigilante descubre que le han mentido: su vida no fue salvada, fue robada. Ella no se detendrá hasta recuperar su pasado, descubrir quién le hizo esto y detenerlos antes de que otros caigan en sus manos”.  

-Sinopsis oficial, suministrada por la distribuidora.

Y así es, como se vislumbra desde la sinopsis esta película no da ni con el verdadero espíritu de la obra de Shirow, ni con el de la adaptación animada de OshiiSus aspiraciones intelectuales son inexistentes!

Es innegable que para los que no vimos el trailer, el principio es deslumbrante por sus virtudes visuales y de diseño (la geisha y la ciudad), pero la magia se va muy pronto con las actuaciones flojas, sobre todo de Scarlett “Mod” Johansson quien comprendiendo que interpreta a un cyborg, empalidece en su rango actoral al lado de su contraparte animada. Además, lo que se cree que va a ser una interesante caracterización del resto de personajes, pues sobresalen los nombres de Takeshi Kitano y Juliette Binoche, se resultan cayendo por la obviedad y poca originalidad de sus diálogos (ejemplo: No pienso en ella como una máquina, sino como un arma), sumándole sus acartonadas interpretaciones. Punto aparte merece el insultante whitewashing, que no solo se reduce a la elección de sus protagonistas, sino a la ínfima cantidad de diálogo que le dan a las otras minorías étnicas que aparecen en pantalla.

No obstante, todo esto pasa a un segundo plano ante la descarada ignorancia o ingenuidad (según se quiera ver) de los guionistas, quienes decidieron abordar la historia con una cantidad de sinsentidos que más que una adaptación, hacen parecer a esta película como una versión libre de GITS escrita por principiantes. Pierden absolutamente toda la profundidad de los textos originales, pues nunca se detienen a examinar los personajes y más bien se confían en unas revelaciones que además de previsibles, son sumamente bobas. De hecho, tienen hasta el malévolo propósito de bosquejar una relación romántica que no tiene ni pies ni cabeza dentro de la lógica (ilógica) de la película, y además, se rebuscan un pasado familiar para la Vigilante totalmente traída de los cabellos para justificar la supuesta humanidad de la Vigilante.

Al final, resultan inútiles los guiños que se le hagan a las obras escritas y animadas, pues hasta sueño da la película. No salgo aún del asombro de ver cómo esta película que dura 20 minutos más que la de 1995 no logre, ni teniendo copialina, más desarrollo en su historia y personajes.

Eso sí hay que reconocerle la honestidad a la traducción del título de la película para Colombia, en cuanto a que no se vende como Ghost In The Shell, si no como la película totalmente diferente que es: Vigilante del Futuro, que es malísima.

@CINEsfuerzoblog

Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s