La Mujer del Animal: Ladra(mucho), pero no muerde ★★1/2

Sin duda, el director antioqueño Víctor Gaviria es uno de los referentes obligados del cine colombiano, pues ha logrado documentar los problemas de la sociedad colombiana e incluirlos en la conversación de sus audiencias. Luego de más de una década sin filmar, Gaviria regresa con su cuarto largometraje: La Mujer del Animal, una contundente y necesaria denuncia sobre la arraigada y sistémica violencia contra la mujer y la enferma sociedad que la valida.

La mayor virtud del filme, es su valentía denunciando todas esas historias de las que siempre hemos sabido (o vivido en el peor de los casos) y que hasta hace muy poco tiempo empezaron a ser tomadas como lo que son: crímenes sistemáticos contra el género femenino. Sin timidez Gaviria objeta la permisividad e hipocresía de una sociedad, e incluso del mismo género femenino, que ha terminado patrocinando este terrible fenómeno.

Sumado a lo anterior, su elenco le permite sostener su relato, pues la mayoría de actores naturales ofrece una creíble caracterización, solidificando la experticia del director antioqueño en su trabajo con intérpretes no profesionales. Sin embargo, cuando se deja de lado la atemorizante realidad que muestra, y se le estudia en detalle, la cinta presenta un serio desequilibrio entre el mensaje que quiere transmitir, que es claro y pertinente, con su parte narrativa, su calidad visual y su reflexión.

Narrativamente la cinta empieza a mediados de los 70’s  y a partir de allí se presentan una serie de elipsis que no se justifican en una evolución clara del relato y en sus personajes (físicamente y en su personalidad), metiéndola en un aburrido ciclo de repeticiones en la  acción y los diálogos. Adicionalmente, ¿era necesario ubicar en un año específico algo tan permanente como lo ha sido la violencia contra la mujer?, ¿qué quería demostrar con esta elección?.

Y sí, siento que puede ser capricho mío, pero creo que a los personajes les faltó un tiempo para pensarse, no me refiero a que ellos hicieran un monólogo o un soliloquio de lo que pasaba por sus cabezas, sino que es tal el frenesí por reiterar(redundar) la violencia, que no se deja un espacio para un silencio que pueda decir más. Desde luego, esta no ha sido una característica en la filmografía del director antioqueño, quien notablemente cree más en lo que dicen los hechos, pero sería interesante ver una pausa en la acción de una historia en la que el silencio tiene tantísimo peso, porque considero que callar ha sido vital en la perdurabilidad de este flagelo.

De otro lado, la propuesta visual es tímida, y aunque sí ha crecido mucho en calidad técnica, creo que si uno cerrara los ojos, pasaría lo mismo que en una telenovela, se puede oír y no se pierde la contundencia de su mensaje. Puede ser fuerte lo que voy a decir, pero aunque sé que el género de la narconovela tomó prestadas muchas cosas a las cintas del mismo Gaviria, el presente resultado cinematográfico parece más una perpetuación de esa estética y no se percibe una real evolución.

Para terminar, y aunque las comparaciones son odiosas, lo que hizo Felipe Guerrero con su Oscuro Animal(2016), que reflexiona también la violencia contra la mujer, contrasta por su agudeza versus La Mujer del Animal, pues desarrolla una propuesta que se preocupa más por analizar el trauma, que el acto violento en sí. Y ahí es donde siento yo que flaquea la producción de Gaviria, pues resulta cayendo en ese repetitivo retrato del hecho violento que vemos todos los días en las noticias y que tristemente ha terminado por anestesiarnos ante el problema. Una lástima que La Mujer del Animal no haya sacrificado su fijación por la violencia gráfica y le hubiera dado un mejor desarrollo al trauma, para que así el espectador se cuestionara por las causas y consecuencias de la violencia contra la mujer, y cómo la podría estar perpetuando en su día a día.

Trailer:

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pablo dice:

    ¿Elipsis que no se justifican? ¿No se deja un espacio para un silencio que pueda decir más? ¿la propuesta visual es tímida, y aunque sí ha crecido mucho en calidad técnica?
    Es retorico lo que escribe, suena muy bonito, pero no me parece que sea pertinente.

    1. Hola Pablo, gracias por su comentario.
      ¿Por qué no le parecen pertinentes estas observaciones?
      Saludo

  2. Rafael Urrea dice:

    Muy respetuosas obervaciones, se puede hacer una critica con etica, y este comentario da muestras de una madurez ausente en recientes comentarios que he leido en estos dias, pues nuestros criticos parecen contaminados por una necesidd de demostrar que el Director se ha equivocado dejando pasar por alto lo fundamental. En este caso nosotros como testigos de esta otra violencia contra quienes se atreven a senalarla, no vamos a callar, como si lo hacen los testigos de la violencia que denuncia la pelicula.

    1. Rafael, muchas gracias por su visita y comentario. Cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s