Anna: Amor sin control ★★★1/2

el

Anna

Uno de los amores que más ha retratado el cine es el de una madre, hay desde historias inspiradoras como Mrs. Gump (Sally Field)mamás guerreras como Sarah Connor (Linda Hamilton), mamás soñadas como Miss Honey (Embeth Davidtz) en Matilda y madres que tienen que hacer las más difíciles decisiones para salvar a sus hijos como ‘Die’ Després (Anne Dorval) en la fabulosa Mommy. Pero, ¿qué pasa cuando una madre es la más grande amenaza para el bienestar de su hijo?

En días pasados se estrenó en Colombia Anna, ópera prima del director colombiano Jacques Toulemonde, y que nos retrata a Anna (Juana Acosta) una colombiana residente en Francia que hará lo que sea por mantener Nathan (Kolia Abiteboul) su hijo, a su lado. El problema radica en que Anna tiene un trastorno bipolar que le impide darle un verdadero bienestar a su hijo y prueba de ello es que ante el miedo que por su temperamento cambiante su ex-esposo le quite la custodia de Nathan, Anna se decide a regresar a Colombia junto a su novio Bruno (Bruno Clairefond), con la ilusión de convertir una casa familiar en la playa en un hotel y poder tener una vida feliz. Sin embargo, la bipolaridad de Anna pondrá a prueba los alcances de su amor por su hijo.

juana-acosta

Narrando la bipolaridad

Toulemonde se arriesga, sin ser pretencioso, a contar un transtorno psicológico a través de un viaje en el que no solo los paisajes y los idiomas cambian, sino también el concepto del amor en sus cabezas. En especial, la cinta halla su intensidad y emotividad en la notable interpretación que nos regala Juana Acosta, pues logramos vivir de primera mano sus miedos y la forma en que ella comprende el amor de madre, logrando así desperatar en el espectador una gran simpatía por el personaje.

Sin embargo, la narración de Toulemonde pierde fuerza cuando el gran momento de transformación de su personaje principal se vive fuera de cámara. Es decir, la película nos acostumbra a vivir toda la historia desde los ojos de Anna, pues todo el tiempo ella está en la situación retratada, pero nos roba vivir el GRAN giro que cambia el destino de nuestra heroína y para la que nos preparó durante todo el filme! A esto se suma también que es tal la potencia actoral de Acosta, que cuando sale de cámara los demás actores se quedan pequeños y no logran sobrellevar el peso dramático, haciendo que la intensidad de la historia se debilite.

No obstante y a pesar de este bache narrativo, Anna es una gran película, que en su acercamiento a la enfermedad psicológica, evita caer en lugares comunes o caricaturizar la condición, y sobretodo, se aproxima a ella con una gran honestidad, tal como el amor de una madre por su hijo.

No olviden seguir a CINEsfuerzo en twitter e Instagram, para que estén enterados de toda la actualidad del séptimo arte!

Trailer:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s