El Hijo de Saúl: Desesperanza y Redención ★★★★★

GetFileAttachment

Uno de los temas más recurrentes en el cine moderno, no solo norteamericano, sino también europeo ha sido el del “Shoá” hebreo, más conocido para el resto del mundo como “El Holocausto“.  Y si bien hay una saturación del tema en la gran pantalla, nunca serán suficientes estos retratos de horror para reparar a las víctimas de tan infames actos. Y cuando ya creíamos haberlo visto todo sobre este oscuro episodio de la humanidad, llega a Colombia El Hijo de Saúlcinta ganadora del Grand Prix en el pasado Festival de Cannes y que actualmente está nominada en la categoría Mejor Película Extranjera en los Premios Óscar representando a Hungríay a juicio de CINEsfuerzo, la mejor de TODAS las películas nominadas en los Óscar!

Dirigida por el húngaro Lázló Nemes e inspirada en diarios The Scrolls of Auschwitz”. El Hijo de Saúl se ubica en 1944 en el infame campo de concentración Auschwitz-Birkenau y nos cuenta la historia de Saúl Ausländer (Géza Röhrig), un judío húngaro miembro del Sonderkommando, el grupo de prisioneros judíos forzados a ayudar a los nazis con el genocidio.

Un día, durante su jornada laboral en una de las cámaras de gas, el equipo de Saúl encuentra vivo a un niño en medio de una gran pila de cadáveres, es ahí cuando este grupo lo lleva donde un médico nazi para salvarlo, pero este termina rematándolo. Desde ahí, Saúl se convence que este niño es su hijo y hará todo lo posible para darle una sepultura digna a su credo; para ello tendrá que hallar a un rabino en el campo de concentración, una misión casi imposible.

son-of-saul-319114

Muerto en vida

¿Qué es lo que nos hace levantarnos cada día? ¿Metas? ¿Familia? ¿Amor? ¿Dinero? ¿Monotonía? ¿Culpa?.

¿Y qué pasa cuando es tan miserable nuestra existencia que no tenemos razones para levantarnos? Así le pasa a Saúl, interpretado magistralmente por Géza Röhrig, quien privado de su libertad y condenado a conducir a la muerte a sus propios hermanos, no tiene nada por qué vivir. Solo hasta que ve a alguien luchar por su vida, Saúl se “reconcilia” con la suya y le encuentra un sentido a su infeliz vida: darle una digna sepultura a su “hijo”.

Esta premisa es horrorífica, y sólo puede ser “justificada” cuando se está inmerso en uno de los más injustificables pasajes de la historia de la humanidad. Y el director Lázló Nemes, con una aterradora, pero sobretodo virtuosa técnica nos da un tour por el infierno mismo, sin mostrárnoslo. Sí, leyeron bien… nos hace sentir el infierno, centrando la cámara solamente en la cara de su protagonista, desenfocando su entorno y dejando que los espectadores armemos el resto del horror en nuestras cabezas.

Con un Nemes que se centra en la mirada ausente de Saúl, la cinta es un extraordinario ejemplo de cómo el excelso equilibrio  entre técnica y el contenido, son un matrimonio que el cine nunca debería descuidar. El Hijo de Saúl es una cadena de brillantes decisiones, y que a pesar de ser una historia tan “conocida”, la cinta contudentemente nos demuestra que aún no conocemos ni un ápice de lo que debió haber sido. Pero si el reto de esta producción era acercarnos a esa mal llamada “vivencia”, esta cinta lo logra con creces!!

Otra de las revelaciones de Son Of Saul, es la actuación de Géza Röhrig. Para mí fue reveladora y aterradora, muy pocas veces se puede decir tanto con un silencio y con una mirada como lo hace este “primerizo” actor. Nunca vi a un actor, siempre vi a Saúl y me parece casi un superpoder que alguien con una cámara tan al frente (lente de 40mm para los expertos en fotografía), pueda tener un equilibrio tal para no salir nunca de su personaje. Aplausos para el poeta Röhrig.

son-of-saul-2015-001-auslander-mouth-covered

No los voy a engañar, El Hijo de Saúl no tiene piedad, les va a doler el corazón en la sala de cine y van a pasar varias horas antes de volver a recuperar el aliento. Sin embargo, esta no es solo una cinta obligada por sus virtudes técnicas y narrativas, pues a pesar que la historia del Holocausto está suficientemente difundida, los genocidios e injusticias en el mundo se siguen repitiendo. Repito: El Hijo de Saúl es obligada no solo para verla, sino para sentirla; pues aunque duela el corazón, al final esta es una historia de desesperanza para los que allí quedaron, pero un cuento de redención para los que podemos evitar que esto se siga repitiendo.

No olviden seguirnos en Twitter e Instagram para que estén actualizados con las mejores noticias sobre los Óscars y el cine en general!!

Trailer:

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s