THE GRANDMASTER: LAS ARTES MARCIALES HECHAS POESÍA ★★★★☆

¿Recuerdas cuándo te dije que no hay nada de que arrepentirse en la vida? Es mentira. Si la vida no tiene nada para arrepentirse, es porque es muy aburrida.

-Gong Er

yi_dai_zong_shi_ver2

Won Kar-wai es uno de los directores asiáticos más consentidos y premiados en occidente por la belleza y el particular estilo de sus películas, entre las que se destacan In The Mood For Love (2000) y Happy Together (1997); el hongkonés regresa esta vez a la pantalla gigante con una nuevo poema visual: The Grandmaster.

Protagonizada por Tony Leung y Ziyi Zhang actores “fetiches” del director, la cinta nos cuenta la historia de Ip Man (Leung), conocido por ser maestro de Bruce Lee, quién durante su vida debió luchar para heredar el honor de una prestigiosa escuela de artes marciales y también, enfrentar la caída de la monarquía china y la posterior ocupación japonesa. Todo esto, ambientado con la extraordinaria fotografía de Philippe Le Sourd y la participación de Yuen Woo-ping, conocido por su dirección coreográfica de batallas en Drunken Master, Kill Bill y Matrix.

the_grandmaster_brothel

ARTES MARCIALES COMO NUNCA ANTES

Arrancando con clásicos como Drunken Master o Enter the Dragon, pasando por épicas recreaciones como Crouching Tiger, Hidden Dragon del taiwanés Ang Lee, y hasta combinaciones de humor y kung-fu como las cintas de Stephen Chow (Kung-Fu Hustle y Shaolin Soccer), pareciera que ya hemos visto todo en cuanto a cintas de artes marciales, pero no, The Grandmaster enaltece aún más al género, con la poesía del tiempo y la virtuosidad estética que lo caracteriza.

Wong Kar-wai es un director que logró instaurar en sus filmes un ralentí (cámara lenta) muy particular, pues con este recurso de edición, logra compartir los sentimientos y sensaciones de sus personajes con la audiencia, dejando que sea el espectador quien llene esos vacíos que la literalidad del cine no logra llenar. Se podría decir que el cine de Kar-wai en algunos pasajes es más para sentir, que para ver solamente; aquí el espectador deja su rol pasivo y se deja llevar por lo intangible del cine. The Grandmaster no es la excepción, y aunque no es igual de “deliciosa” a sus anteriores producciones, no deja de ser un rico platillo para degustar del Hongkonés.

Esta maestría sólo la puede alcanzar un artesano perfeccionista como Wong Kar Wai, quién hizo esta cinta en 20 meses, repartidos durante el transcurso de 3 años, de los cuáles 12 meses fueron invertidos en la sola edición. ¿Un poco perfeccionista, no? La atención al detalle, las extensas jornadas de grabación y la firma del director en cada uno de los departamentos de producción, convierten las películas del Hongkonés en algo inimitable.

La cinta, a pesar de las virtudes ya expresadas, se cae un poco en lo enredada que es la narración y en la cantidad de personajes con nombres complicados que el espectador debe memorizar para entender la trama. Sin duda, ésta no es la mejor película de Wong Kar-wai, pero aún así no deja de ser imperdible para esta época de flojos estrenos.

Grandmaster

La película es recomendada para los que aprecian la calidad estética sobre la acción que se espera de una cinta de artes marciales. Si usted es de los que quiere más de lo mismo, mejor no la vea. Y si va, por favor aliste su sensibilidad pues se va a encantar con el exceso de belleza de The Grandmaster.

No olviden seguirme en mi cuenta de twitter @CINEsfuerzoBlog

Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s