CARTA ABIERTA: LA PARADOJA DEL CINE EN COLOMBIA

foto_3226920111004151539

En los últimos años Colombia ha registrado un ascenso sin precedentes en el sector de la exhibición cinematográfica. Cadenas internacionales y nacionales están instalando pantallas a lo largo y ancho de la geografía nacional con lo último en tecnología, pero ¿qué se está exhibiendo?

CRECIMIENTO NACIONAL

Quisiera iniciar revelando algunas de las cifras que maneja el Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica “PROIMAGENES COLOMBIA” y que evidencian el gran crecimiento a nivel nacional en el número de cintas estrenadas, el número de pantallas y el recíproco aumento de la asistencia a cine:

Captura de pantalla 2014-09-14 a la(s) 19.11.29 Captura de pantalla 2014-09-14 a la(s) 19.06.36 Captura de pantalla 2014-09-14 a la(s) 19.03.44

A diferencia de la tendencia de los países desarrollados, que ven como se apagan una a una sus pantallas de cine, en Colombia y Latinoamérica estamos viviendo el fenómeno contrario: un aumento en las cifras de audiencia y cobertura. Este fenómeno podría explicarse como un resultado casi “natural” de la falta de infraestructura de entretenimiento que tienen gran parte de los países latinoamericanos, pero que está empezando a ser suplida por iniciativas privadas de cadenas exhibidoras latinas y norteamericanas, que están viendo el gran potencial que ofrece el mercado latinoamericano. Por ejemplo en Colombia, ciudades pequeñas como Pitalito, Buenaventura, Mosquera, Caucasia, Magangué, Apartadó y San Gil cuentan como nunca antes, con Multiplex que les ofrecen más de 4 títulos diferentes por día.

Bogotá no es ajena al fenómeno y más pantallas se riegan por la ciudad. Barrios como Altavista, El Porvenir, San Mateo, Fontibón y Álamos han visto no sólo el montaje de más pantallas, sino también de salas con una calidad de proyección de última generación, “democratizando” un poco lo que antes pertenecía exclusivamente a los principales y más prestantes centros comerciales de la ciudad. Sin embargo, a pesar de todas estas mejoras la diversidad en las pantallas aún no aparece.

BIEN EN INFRAESTRUCTURA, MAL EN PROGRAMACIÓN

En un mundo ideal, el cine debería ser más que un negocio, un derecho, pero considerando nuestra realidad debemos resignarnos a saber que sólo el interés económico mueve esta industria. Sin embargo, eso no excluye a la industria de la exhibición de una responsabilidad con los realizadores nacionales y la audiencia.

Desde luego, hay iniciativas sociales, por nombrar algunas, como Cineco Social (Cine Colombia) y Cinema Tour (Royal Films), pero en el fondo creo, que todo es un interés económico, pues  estos programas se están realmente para crear nuevos clientes o para llevar cine a partes remotas del país, sosteniéndose con puro BTL. ¿Y donde está la responsabilidad con el cine nacional o con lo que se le muestra a los espectadores?

Algunos podrían decir que proyectando los cortos nacionales antes de cada película, es apoyar a los nuevos realizadores, pero ¿saben qué esta detrás de ese supuesto apoyo? Una ley de fomento al cine que le concede exenciones tributarias a los exhibidores que pasen cortos nacionales, de resto, estoy seguro que ni de fundas lo harían, porque si fuera un apoyo sincero, seguramente cada semana tendríamos un nuevo cortometraje y no tendríamos que aguantarnos el mismo corto por más un mes. Además, que las sumas que pagarían por cortometraje serían mayores, pues hasta donde se, lo que pagan a los realizadores actualmente da risa.

78552_2579_imagen__

Y hablando de apoyo a los realizadores nacionales, no olvidemos la injusta suerte que tienen las películas colombianas como El Faro, Tierra en la Lengua y Mateo (por nombrar las más recientes) que gracias a políticas de programación que dan prioridad a la producción “hollywoodense” se ven totalmente afectadas. La gran mayoría de veces una cinta nacional en su día de estreno, a duras penas alcanza a ser programada en sólo 4 salas de una ciudad con más de 300 pantallas (Bogotá), y en consecuencia, al no tener buena taquilla, terminan saliendo de la cartelera a la semana siguiente de su estreno. El colmo!!!

Y no sólo pasa con las cintas nacionales, pasa también con el cine independiente, europeo y asiático. Su programación en Bogotá se limita a no más de 5 salas, y en las otras 3 ciudades grandes me imagino que serán 2 salas por mucho y en las ciudades pequeñas ni las nombrarán. Que triste, pues si hay algo que alimente el criterio y la creatividad es la diversidad, y estos son tiempos en que la clase creativa es la que está mandando la parada.

Para continuar con ejemplos, veamos el sesgo en programación desde el otro lado, en un Multiplex como el de Centro Mayor que tiene 14 salas, siempre nos vamos a encontrar con que 7 de ellas están repitiendo las mismas 2 cintas comerciales durante todo el día (Ver imagen), hecho bastante injusto para una audiencia que quiere y merece nutrir su visión con distintas miradas.

Captura de pantalla 2014-09-14 a la(s) 21.37.34 Captura de pantalla 2014-09-14 a la(s) 21.37.22Captura de pantalla de un mismo día en las salas de Centro Mayor Bogotá.

¿Se imaginan un país llenando salas para ver “El Acto de Matar”, un documental que trata temas como la reconciliación y la reparación de víctimas después de un conflicto que dividió a un país? Las grandes cadenas exhibidoras deberían unirse a la campaña de #SoyCapaz y ser capaces de programar cintas que le hagan pensar a la audiencia en un futuro o que al menos los deje con preguntas al salir de la sala.

The-Act-of-Killing

SEÑORES EXHIBIDORES:

Mil Gracias por la infraestructura y por aumentar el acceso a algo tan grandioso como el cine. Sin embargo, también les pedimos más variedad en lo que programan, cintas más profundas que le dejen algo a la audiencia y que por favor tengan un mayor compromiso con el cine nacional. Obvio, se que no es tan fácil a veces vender las cintas colombianas que se salen de las típicas comedias ramplonas o las relacionadas con el narcotráfico, pero por favor, denle a los espectadores la capacidad de elegir y a los realizadores nacionales la posibilidad de ser vistos. Así, siendo optimistas en un futuro cercano podamos tener un público que apoye y aprecie lo nuestro, no porque les toque, sino porqué eligen con criterio ver un producto que les encante y en reciprocidad ustedes puedan tener sus salas llenas gracias al buen cine nacional que se viene.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. david dice:

    Me resulta interesante pero aun así es una opinión subjetiva en la que me deja como espectador una duda de veracidad. ¿ quien es el columnista ?

    1. Hola!
      El columnista soy yo, Mauro Rivera! ¿Por qué las dudas sobre la veracidad? Los datos son tomados de Proimágenes colombia, resultados del Box Office Colombiano, y algunos pantallazos de Cinecolombia.
      Además este es el resultado de una investigación académica que realicé para una maestría. Asi, que aún sigo sin entender, porqué las dudas sobre la veracidad?

      Cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s