LO PESADO DEL PASADO ★★★★ ½

le-passe-poster-fr-de1

¿Qué somos sin pasado? ¿Podemos escapar a las decisiones que hicimos en el pasado? Estas y otras preguntas son las que propone inquisitivamente la maravillosa cinta Le Passè (El Pasado) del director iraní Asghar Farhadi, quien ya nos regaló en 2011 la magistral Una Separación. La producción Franco-Iraní, fue ganadora del Premio Ecuménico del Jurado a Mejor Película en Cannes 2013, además del reconocimiento como Mejor Actriz a Bérénice Bejo en la misma versión del festival francés.

El largometraje, nos cuenta la historia de Ahmad (Ali Mosaffa) quien acepta regresar a París por petición de su exmujer Marie (Bérénice Bejo) para sellar legalmente su divorcio. Durante este proceso, Ahmad se dará cuenta de la conflictiva vida familiar que Marie tiene, en especial con su hija mayor Lucie (Pauline Burlet), quien se niega a aceptar la nueva relación amorosa de su madre con Samir (Tahar Rahim). Ahmad con sus incontenibles intenciones de ayudar a solucionar los problemas de Marie, resultará desenterrando secretos que el pasado supuestamente había sepultado.

the-past

LAS CARGAS IRRENUNCIABLES

El otro día pensaba cómo la medicina ha alcanzado grandísimos avances, avances que han logrado un aumento significativo en las tasas de expectativa de vida. El intercambio de órganos, sin duda, ha sido fundamental en este logro, ya que se puede hacer desde un simple transplante de tejido capilar, hasta algo tan complejo como uno de médula ósea. Sin embargo, a pesar de todos estos avances nunca se podrá transplantar un cerebro, porque de llegar a suceder, automáticamente dejaríamos de ser nosotros, porque si algo contiene el cerebro es nuestra identidad, nuestro pasado, nuestros aprendizajes y nuestros errores.

Y parte de esta reflexión se relaciona con lo que nos presenta Asghar Farhadi en El Pasado, una cinta que nos recuerda la lucha que tenemos día a día con las decisiones que hemos hecho en el pasado; que buenas o malas, son las que nos han traído hasta este momento y que validan quienes somos. En una entrevista Farhadi sin titubear sentencia: “No importa cuan determinados estemos para enfrentar el futuro, el peso del pasado será aún determinante en nuestras mentes”. La película nos retrata fielmente esa desazón que deja la impotencia de luchar contra algo tan inamovible como el pasado.

Ante esta imposibilidad de cambiar lo inmutable, se tiene como resultado la culpa de lo pasó y este concepto es el que termina contaminando la armonia de una familia hecha de los pedazos de otras. Acá es donde una vez más aflora el talento del director pues muestra con sencillez y veracidad cómo los Marie, Ahmad, Lucie y Samir buscan constantemente culpables, busqueda que finalmente les impide ver la paja en el ojo propio. Es muy elocuente ver cómo a los niños se les exige que presenten excusas, pero los adultos que realmente terminan “victimizando” a los menores por sus pecados, no acepten sus culpas e intenten reparar el daño hecho.

A pesar de tratar unos temas tan densos, la cinta camina perfectamente sobre esa cuerda floja que le evita caer en sentimentalismos o en conclusiones superficiales. Para lograr esto Farhadi, de formación teatral, hizo ensayos con los actores durante los 2 meses previos al inicio de la filmación, para así alcanzar esa complejidad de personajes que alimenta y convence sobre la profundidad de la cinta.

El director no necesita de artificios, es sencillo y contundente con una cámara estática, una edición que pasa casi inadvertida y una ausencia musical que evidencia la fortaleza de un drama muy bien construido. Es tal la efectividad de esta sencillez, que podemos saber el futuro y sobre todo El Pasado de cada uno sin que nos sea dicho verbalmente o con flashbacks. En palabras de Bérénice Bejo “A Asghar le fascina hacer preguntas, pero no cuenten con que el va a dar respuestas o soluciones. Ese es el gran acierto de sus filmes

En conclusión, esta es una muy buena cinta que merece ser vista por los verdaderos amantes del cine. El director mantiene haciendo preguntas que interpelan a sus personajes y lo más importante, a su audiencia. Farhadi una vez más nos muestra la maravillosa narrativa del cine iraní, donde las miradas, los silencios y los matices de las historias la hacen única.

le-passe-15-05-2013-9-g

Aciertos

 

  • El Director.
  • Confrontar al espectador, el director Asghar Farhadi constantemente está preguntando sobre la naturaleza humana, cuestionando al espectador: ¿Usted que haría en esta situación? ¿La ha vivido?

 

  • El poder de hacer las cosas bien, con un trabajo de actores tan estricto y un guión tan bien construido ¿qué puede fallar?

 

  • No ser manipulador, la presencia casi imperceptible de la edición, el uso de la cámara como testigo y una ausencia de música extradiegética evitan el “conductismo” de otras cintas dramáticas.
  • Las actuaciones, un trabajo riguroso en dirección de actores sumado al talento de los protagonistas da una profundidad pocas veces en una cinta de matices tan tenues.

 

Desaciertos

 

  • No es universal, puede ser un poco larga y densa para alguna parte del público más acostumbrado al cine como entretenimiento y no como arte.

 

No olviden seguirme en mi cuenta de Twitter: @CINEsfuerzoBlog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s