EL AGRIDULCE SABOR DE LA SOLEDAD: The Lunchbox ★★★★

-Yo pienso que nosotros olvidamos las cosas cuándo no tenemos a quien contárselas.

Saajan Fernandes

 

the-lunchbox-poster02


Y dentro de esta temporada llena de rimbombantes estrenos, también llegan esas “pequeñas” cintas que alegran al alma y al cerebro, algo que no es muy común (cinematográficamente hablando), en estas fechas de explosiones, galaxias y muchos golpes. Uno de esos pequeños respiros, es el filme The Lunchbox, Los Sabores del Amor, un interesante drama con algunos tintes de comedia romántica que nos habla de la soledad y las ilusiones.

Ambientada en Mumbai, la cinta nos cuenta cómo un portacomidas entregado erróneamente por el “infalible” y fascinante servicio de los Dabbawalas (Servicio puerta a puerta que garantiza el portacomidas calientito a su oficina), llevará a que Saajan (Irfaan Khan) un contador viudo que está apunto de retirarse, establezca una interesante relación epistolar a través del portacomidas equivocado con la hermosa Ila (Nimrat Kaur) una joven madre que es infeliz en su matrimonio.

SOLEDAD CON OLOR A CURRY

Si bien en el trailer y la “traducción” del título nos venden una comedia romántica, el equipo de marketing nos logra ocultar que en verdad este es un drama sobre la soledad y las ganas de ser oídos, leídos y amados. Desde luego, no hay que confundir drama con “teledramón”, por el contrario, este largometraje logra manejar un buen balance entre humor y drama, que logra por momentos una gran belleza poética.

Esa poesía de la que hablo arranca desde el mismo servicio de los Dabbawalas, ¡que maravilla!. Descubrir que en pleno Siglo XXI existe un sistema de domicilios tan elemental, pero tan efectivo y todo lo que un Dabba (portacomidas) tiene que pasar para llevar encapsulados los sabores y amores de quien lo preparo… no se a ustedes, pero a mi me parece ¡ simplemente mágico!. Más adelante, la cinta mantendrá ese encanto con la complicidad que nos logra hacer sentir el director indio Ritesh Batra, al presenciar el intercambio epistolar entre Ila y Saajan, dos almas solitarias que viven rodeados de fantasmas que se manifiestan en la figuras de un esposo, unos compañeros de oficina y hasta un artista callejero.

Afortunadamente, estos olvidados contarán con un “Hada Madrina” en el caso de Ila con la Deshpande Auntie y en el caso de Saajan con un “Padrino Mágico” llamado Shaik (Brillantemente interpretado por Nawazuddin Siddiqui), un torpe pero entrañable personaje que sabe muy bien lo que la soledad es, y que resultará transformando la vida del rebelde y amargado Saajan. (Sinceramente, la relación de estos 2 me parece la más interesante de la película).

La poesía de esta película se complementará con planos y silencios largos, que profundizan la impotencia de no tener a quien importarle. Y lo que resaltará aún mas la bella puesta en escena de este largometraje, serán unos pasajes magistrales que rayan con el realismo mágico: Un ventilador, una mosca y un suicidio. ¡¡¡Que belleza!!!

El punto bajo de la cinta desde mi punto de vista es el final, pues pasa de ser un asunto nostálgico sobre la soledad y la ilusión, a por poco convertirse en una película romántica hollywoodense. Tal vez, ha debido terminar unos minutos antes.

Ezerízű-szerelem-The-Luncbox

En conclusión, esta es una película muy recomendada para los que alguna vez hemos experimentado la soledad y para los que hallan en lo simple grandes placeres. Este es un drama humano contado con unos maravillosos picos poéticos y que justifica verla en cine para disfrutar los suspiros y las risas cómplices de los demás asistentes, al fin y al cabo esta es una cinta sobre cómo la complicidad ayuda a vencer el sentimiento de soledad.

 

Aciertos

 

  • La curiosidad que despierta el sistema de los Dabbawalas, hipnótico.

 

  • La forma de hilar una historia de soledad e ilusión.

 

  • El personaje de Shaik, a pesar de no ser uno de los personajes principales se roba el show y termina transformando la historia. Además que la actuación de Nawazuddin Siddiqui es maravillosa.

 

  • El retrato de la nostalgia tercermundista: El intercambio de cartas, el sistema de transporte público, la relación con los vecinos y las tradiciones.

 

 

  • Los largos silencios.

 

Desaciertos

 

  • Al final decae, pierde la profundidad de la mayor parte de la película y de cierta forma se banaliza, tal cuál lo hizo el trailer prometiendo una comedia romántica donde no la hay.

 

 

  • El ritmo, hay momentos en que se torna repetitiva y lenta.

 

 

No olviden seguirme en mi cuenta de Twitter:  @cinesfuerzoblog

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s